¿El Cielo está “arriba”? ¿Dónde está exactamente? Extracto de El Cielo para Niños (Is Heaven “Up”? Where Exactly Is It?, Excerpt from Heaven for Kids)

Cuando piensas en Dios, ¿te imaginas que vive en algún lugar del firmamento, del cielo gente sí lo hace. Después de todo, Jesús fue al Cielo después de su resurrección, cuando se elevó hacia las nubes y luego desapareció. ¡Debe haber sido algo maravilloso ver!

El Cielo presente es normalmente invisible para los que viven en la Tierra. Sin embargo, a diferencia del amigo imaginario que un niño pequeño puede tener, es real—simplemente no lo podemos ver.

Algunas veces, a los humanos se les dan vistazos del Cielo. Después de la resurrección de Jesús, un hombre llamado Esteban se convirtió en uno de sus seguidores y fue apedreado hasta morir, debido a su fe en Jesús. Cuando esto sucedió, Esteban vio el Cielo: “¡Veo el cielo abierto . . . y al Hijo del Hombre de pie a la derecha de Dios!” (Hechos 7:56). Él no lo soñó, sino que realmente lo vio.

No sabemos con exactitud dónde está el Cielo. Puede ser parte de nuestro universo, o puede estar en un universo diferente—la Biblia no nos lo dice. (¡Otra de las excelentes sorpresas de Dios!) Si has mirado algo de ciencia ficción, tal vez sepas de los “universos paralelos.” Mientras que esos lugares no necesariamente existen, el Cielo es real. Puede ser un universo al lado del nuestro, que por lo general está oculto, pero que a veces aparece. Dondequiera que esté el Cielo, sabemos que Jesús está allí, junto a los que conocían a Jesús y ya han muerto. Algún día, si amamos a Jesús, nosotros también estaremos allí. Si él regresa a este mundo antes que nosotros muramos, nos encontraremos con él en el aire.


Extracto de El Cielo para Niños por Randy Alcorn, Capítulo 2.



Is Heaven “up”? Where exactly is it?

When you think about God, do you imagine him living somewhere in the sky? Many people do. After all, when Jesus went to Heaven after his resurrection, he rose into the sky and then disappeared. Talk about an amazing sight!

The present Heaven is normally invisible to those living on Earth. However, unlike an imaginary friend a little kid might have, it’s real—we just can’t see it.

Sometimes humans are allowed glimpses of Heaven. After Jesus’ resurrection, a man named Stephen became his follower and was stoned to death because of his faith in Jesus. When this happened, he saw Heaven: “Look, I see the heavens opened and the Son of Man standing in the place of honor at God’s right hand!” (Acts 7:56). He didn’t dream this. He actually saw it.

We don’t know exactly where Heaven is. It may be part of our own universe, or it may be in a differ­ent one—the Bible doesn’t tell us. (Another of God’s excellent surprises!) If you’ve read or watched science fiction, you may know about “parallel universes.” While those places don’t necessarily exist, Heaven is real. It may be a universe next door that’s normally hidden but sometimes opened. Wherever Heaven is, we know that Jesus is there, along with those who know Jesus and have already died. Someday, if we love Jesus, we’ll be there too. If he returns to this world before we die, we’ll meet him in the air.


Excerpt from Heaven for Kids by Randy Alcorn, Chapter 2.

Randy Alcorn, founder of EPM

Randy Alcorn (@randyalcorn) is the author of over fifty books and the founder and director of Eternal Perspective Ministries