¿Pasaremos todo el tiempo con Jesús, o también tendremos otros amigos? Extracto de El Cielo para Niños (Will we just hang out with Jesus, or will we have other friends too?, Excerpt from Heaven for Kids)

¿Quiénes son las personas con las cuales pasas más tiempo? Algunas personas se sienten culpables porque quieren pasar más tiempo con sus amigos que con Dios. (Esto es porque no saben mucho acerca de Dios y lo maravilloso que es pasar el tiempo con él.) Si alguna vez te has sentido de esa forma, hay buenas noticias: Cuando en realidad llegues a conocer a Jesús, ¡te darás cuenta de que él es tu mejor amigo!

Pero Jesús quiere que también tengas otros amigos. Él valora la amistad y nos hizo a todos con el deseo de relacionarnos con otras personas. Esto comenzó allá atrás en el Génesis cuando Dios dijo: “No es bueno que el hombre esté solo” (Génesis 2:18). La Biblia también dice: “Mejores son dos que uno, pues reciben mejor paga por su trabajo” (Eclesiastés 4:9, RV95). Así que Dios entiende nuestra necesidad de tener amigos y nuestro deseo de que esas amistades continúen en el Cielo. ¡Él es quien nos hizo de esa manera! En el Cielo también podremos tener nuestros mismos viejos amigos—todos los que conocen a Jesús— así como muchos amigos nuevos. A mil años de ahora, es posible que todavía estés haciendo nuevos amigos. Y debido a que tendrás tiempo suficiente y el dinero no te impedirá viajar, no vas a tener que dejar viejos amigos para hacer nuevos amigos.

¿Ha muerto alguna persona cercana a ti? ¿Anhelas estar con esa persona en el Cielo? Fíjate en las maravillosas palabras de 1 Tesalonicenses 4 al principio de este capítulo. Dios dice que cuando los cristianos sufren por la muerte de alguien, es diferente al sufrimiento de otras personas. ¿Por qué? Porque sabemos que en el Cielo estaremos otra vez junto a los que amamos. Estaremos con Dios para siempre, y estaremos para siempre los unos con los otros.

Cuando muere un ser querido que conoce a Jesús, por supuesto que es muy difícil para nosotros. Jesús lo entiende—él mismo lloró cuando murió Lázaro, y él sabía que María y Marta estaban muy tristes (Juan 11:35).

Sin embargo, deberíamos recordarnos a nosotros mismos que la muerte no es el fin de nuestras relaciones. Es sólo una interrupción. Es como si la gente que ha muerto se hubiera ido de viaje antes que nosotros, pero que después nos vamos a unir a ellos. Y entonces todos vamos a estar juntos. Así que nuestra separación de ellos no es para siempre. Es sólo por un corto tiempo.

Cuando el rey Tirian entra al Cielo en La Última Batalla, de repente siente una barba contra su rostro y escucha una voz que no ha escuchado desde hace muchos años: la voz de su padre. La reunión de ellos es dulce y especial. De hecho, la reunión en el Cielo que se nos presenta en La Última Batalla continúa por largo tiempo, nombrando a muchos de nuestros personajes favoritos de Narnia. ¿No anhelas reuniones como esa? Yo sí las anhelo. Tengo muchos amigos y familiares que están con Jesús. Y lo mejor, después de estar con Jesús, creo que será cuando vea en el Cielo a mi mamá y a mi papá, y a mis mejores amigos Greg y Jerry, y a muchos otros.

Cuando digo que lo mejor del Cielo será pasar tiempo con Jesús, lo digo de todo corazón. No lo digo porque es lo que se supone que crea. Es lo que en realidad creo. Acepté a Jesús como mi Salvador cuando estaba en la secundaria. En todos los años desde aquel momento, he llegado a conocer mejor a Jesús y a amarlo más. No hay nadie como Jesús. ¡Él es el mejor!

Mientras Jesús estaba en la Tierra, las multitudes lo seguían porque lo amaban y querían estar cerca de él. Jesús era más popular que un actor, que un músico famoso de rock, o que un gran atleta. Pero, a diferencia de esas personas, él nunca te va a desilusionar o te va a hacer sentir defraudado. Estar cerca de Jesús es lo que hará que el Cielo sea lo que es—¡el Cielo! ¿Qué podría ser mejor que eso?

Aquellos de nosotros que conocemos a Jesús como el Hijo de Dios, nuestro Salvador, no podemos sino anhelar formar parte de las maravilladas multitudes que estarán a su alrededor en el Cielo. Jesús es quien puede cambiar todo. Su nacimiento cambió la forma en que llevamos la cuenta del tiempo. Los años antes de su nacimiento se conocen como a.C. (antes de Cristo). Aún más importante, él también te puede cambiar—y ya lo ha hecho, si tú se lo has permitido. Jesús te da paz y esperanza a medida que te apartas de tus pecados y anhelas la vida que Dios ha planeado para ti en esta tierra y en la Nueva Tierra.

Mientras que Jesús siempre será nuestro mejor amigo, a Dios el Padre le deleitará vernos hacer otras buenas amistades en el Cielo. Yo soy padre y te aseguro que nada deleita más a un padre que ver que sus hijos disfrutan la compañía mutua. A Dios le encanta cuando tenemos buenos amigos ahora, y en el Cielo, él nos proveerá las mejores amistades que jamás hayamos tenido.


Extracto de El Cielo para Niños por Randy Alcorn, Capítulo 1.



Will we just hang out with Jesus, or will we have other friends too? (Excerpt from Heaven for Kids)

Who are the people you hang out with most? Some people feel guilty because they want to spend more time with their friends than with God. (This is because they don’t know much about God and how great it is to spend time with him!) If you’ve ever felt that way, there’s good news: When you really get to know Jesus, you’ll realize he is your very best friend!

But Jesus wants you to have other friends too. He values friendship and made all of us with a desire for relationships with other people. This started back in Genesis when God said, “It is not good for the man to be alone” (Genesis 2:18). The Bible also says, “Two people are better off than one, for they can help each other succeed” (Ecclesiastes 4:9). So God understands our need to have friends and our desire for those friendships to continue in Heaven. He’s the one who made us that way! In Heaven we’ll be able to have our same old friends—all those who know Jesus—and lots of new friends, too. A thousand years from now you will probably still be making brand-new friends. But because you’ll have plenty of time, and money won’t prevent you from traveling, you won’t have to give up old friends to make new ones!

Has anyone close to you died? Do you look forward to being with that person in Heaven? Look at the great words from 1 Thessalonians 4 at the beginning of this chapter. God says that when Christians grieve it’s different than when others grieve. Why? Because we know in Heaven we will be together again with those we love. We will be with the Lord forever, and with each other forever.

When a loved one who knows Jesus dies, of course it’s still very hard for us. Jesus understands that—he himself cried after Lazarus died, because he didn’t like death, and he knew Mary and Martha were terribly sad (John 11:35).

We should remind ourselves, however, that death isn’t the end of our relationships. It’s just an interruption. It’s like the people who have died have gone on a trip ahead of us, but later we’re going to join them. And then we’ll always be together. So our separation from them isn’t forever. It’s only for a brief time.

When King Tirian walks into Heaven in The Last Battle, he suddenly feels a beard against his face and hears a voice he hasn’t heard for many years: his father’s. Their reunion is sweet and spe­cial. In fact, the reunion in Heaven shown in The Last Battle goes on and on, naming many of our favorite characters in Narnia. Don’t you look forward to reunions like that? I sure do. I have a lot of friends and family who are with Jesus. And next to being with Jesus, I think the best thing about Heaven will be seeing my mom and dad and my friends Greg and Jerry and so many others.

I really mean it when I say the best part of Heaven will be hanging out with Jesus. I’m not just saying that because it’s what I’m supposed to believe. It’s what I really do believe. I became a Christian when I was in high school. Every year since then I’ve come to know Jesus better and love him more. There’s no one like him. He’s the best!

While Jesus was here on Earth, crowds followed him because they loved him and wanted to be near him. He was more popular than an actor, a rock star, or a great athlete. But, unlike those people, he will never disappoint you or let you down. Being near Jesus is what will make Heaven what it is—Heaven! What could be better than that?

For those of us who know Jesus as the Son of God—our Savior—we can’t help but look forward to being in the awesome crowds around him in Heaven. Jesus is the one who can change everything. His birth changed the way we keep track of time—the years before his birth are known as BC (before Christ). Even more important, he can change you as well—and he already has if you’ve let him. Jesus gives you peace and hope as you turn away from your sins and look forward to the life God has planned for you on this earth and the New Earth.

While Jesus will be our best friend, God the Father will be delighted to see us having other great friendships in Heaven too. I’m a father, and I can tell you that nothing makes a father happier than watching his children enjoy each other’s company! God loves it when we have good friends now, and in Heaven he’ll provide us the best friendships we’ve ever had.


Excerpt from Heaven for Kids by Randy Alcorn, Chapter 7.

Randy Alcorn, founder of EPM

Randy Alcorn (@randyalcorn) is the author of over fifty books and the founder and director of Eternal Perspective Ministries