¿Cómo Puede Ser Cielo si la Gente Está Consciente de lo Malo que Sucede en la Tierra? (If People in Heaven Are Aware of Bad Things Happening on Earth, How Could It Really Be Heaven?)

Muchos libros sobre el Cielo afirman que los que están en el Cielo no pueden estar conscientes de la gente y los eventos en la Tierra porque serían desdichados por todo el sufrimiento y el mal; por lo tanto, el Cielo no sería realmente Cielo.

Yo creo que este argumento no es válido. Después de todo, Dios sabe exactamente lo que está sucediendo en la Tierra y sin embargo eso no hace que el Cielo sea menos para Él. De igual modo, es Cielo para los ángeles, aun cuando ellos también saben lo que está sucediendo en la Tierra. De hecho, los ángeles en el Cielo ven el tormento del infierno, pero no quita su gozo en la presencia de Dios (Apocalipsis 14:10). Abraham y Lázaro vieron las agonías del hombre rico en el infierno, pero eso no causó que el paraíso dejara de ser paraíso (Lucas 16:23-26). No estoy sugiriendo que se pueda ver el Infierno, pero estos pasajes en verdad prueban que nada de lo que el pueblo de Dios pueda ver en la Tierra puede arruinar el Cielo para ellos.

La felicidad en el Cielo no se basa en la ignorancia, sino en la perspectiva.

Debemos sentirnos animados porque nuestros seres queridos que están en Cristo no están en un estado de ignorancia, sino que están muy interesados en el Reino de Dios en la Tierra. Es probable que nos animen en nuestro servicio al Rey. En Hebreos 12:1 se nos dice que “estamos rodeados de una multitud tan grande de testigos”, creando la figura mental de la multitud reunida en un estadio para observar a los atletas en los campos (aunque podría simplemente referirse sólo a los ejemplos de los santos que debemos imitar).

La partida de nuestros seres queridos creyentes no es el final de nuestra relación con ellos, sólo una interrupción. No los hemos perdido, porque sabemos dónde están. Están experimentando el gozo de la presencia de Cristo en un lugar tan maravilloso que Cristo lo llamó Paraíso. Y se nos ha dicho que un día nos reuniremos en una magnífica reunión:

“y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras” (1 Tesalonicenses 4:17-18, Reina Valera, revisión 1960).


Extracto de El Cielo: Respuestas biblicas a sus preguntas por Randy Alcorn, Introducción.



If People in Heaven Are Aware of Bad Things Happening on Earth, How Could It Really Be Heaven? (Excerpt from the Heaven booklet)

Many books maintain that those in Heaven cannot be aware of people and events on Earth because they presumably would be made unhappy by all the suffering and evil—making Heaven something less than Heaven.

I believe this argument is invalid. After all, God knows exactly what’s happening on Earth, yet Heaven is not diminished by that knowledge. Likewise, the angels know what’s happening on Earth, yet they enjoy Heaven. In fact, the angels see the torment of Hell, but it doesn’t negate their joy in God’s presence (Revelation 14:10). Abraham and Lazarus saw the rich man’s agonies in Hell, but it didn’t cause Paradise to cease to be Paradise (Luke 16:23-26). I’m not suggesting we will see into hell, but these passages surely prove that nothing God’s people could see on Earth would ruin Heaven for us. Our happiness in Heaven will not be based on ignorance but on perspective.

We should be encouraged that our loved ones who are with Christ are not in a state of ignorance, but are vitally interested in God’s Kingdom on Earth. It’s likely they cheer us on in our service of the King. Hebrews 12:1 says “we are surrounded by such a great cloud of witnesses.” This suggests crowds gathered in a stadium to watch the athletes on the field below (though it may simply refer to the examples of past saints that we are to follow).  

The departing of believing loved ones is not the end of our relationship with them, only an interruption. We have not lost them, because we know where they are. They are experiencing the joy of Christ’s presence in a place so wonderful that Christ called it Paradise. And one day, we’re told, we’ll be brought back together in a magnificent reunion to “be with the Lord forever. Therefore encourage each other with these words” (1 Thessalonians 4:17-18).


Excerpt from Heaven: Biblical Answers to Common Questions by Randy Alcorn, Introduction.

Randy Alcorn, founder of EPM

Randy Alcorn (@randyalcorn) is the author of over fifty books and the founder and director of Eternal Perspective Ministries