¿Habrá animales en el cielo? (Will There Be Animals in Heaven?)

By Randy Alcorn April 29, 2019

Elías fue llevado al cielo en un carro tirado por caballos (2 Reyes 2:11).También se nos dice que hay caballos en el cielo (Apocalipsis 6:2-8; 19:11), tan numerosos que son suficientes para ser montados por el incontable ejército celestial (Apocalipsis 19:11; 2 Reyes 6:17).

Ningún otro tipo de animal se menciona en los pasajes de Apocalipsis, probablemente porque no juegan un papel en la segunda venida de Cristo (el ejército trae caballos, no perros o hámsters). Pero ¿acaso no es probable que, dado que hay innumerables caballos en el cielo, no existan también otro tipo de animales? ¿Y por qué no? ¿Por qué esperar que los caballos sean los únicos animales? Si no hubiera otros animales, tampoco habría caballos.

En Isaías 65:17 Dios habla de crear cielos nuevos y una tierra nueva, y en los versículos posteriores el texto parece ir y venir entre el reino milenial y la tierra nueva. Dios deja en claro que habrá animales viviendo allí, ya sea en el milenio o en la tierra nueva, o en ambos (Isaías 65:25).

Algunos también argumentan que hay animales en el cielo basándose en Eclesiastés 3:19-21, donde dice: “Porque la suerte de los hijos de los hombres y la suerte de los animales es la misma... todos van a un mismo lugar”. Sin embargo, en el contexto general de Eclesiastés, Salomón simplemente habla de la apariencia externa de la muerte; tanto los hombres como los animales mueren y no podemos ver a dónde van, aunque en otras partes la Escritura nos dice que el hombre tiene un alma eterna y que va a uno de dos lugares al morir. No se menciona que los animales tengan almas eternas, ni tampoco que sean reubicados al morir. La presunción sería que al morir simplemente dejan de existir.

Sin embargo, esto no significa que los tan amados animales no estarán en el cielo. En cierta ocasión leí la respuesta de Billy Graham a la pregunta de una niña: “¿Mi perro que murió esta semana estará en el cielo?”. A lo que Graham respondió: “Si esto te hace feliz, entonces así será”. Los animales no tienen el mismo valor que las personas, pero Dios es su creador y ha tocado la vida de muchos a través de ellos. Sería sencillo para Él recrear una mascota en el cielo. No encuentro razón alguna para creer que no lo haría si eso trae gozo a sus hijos.

Romanos 8:18-22 dice que toda la creación fue sometida a sufrimiento y vanidad a causa del pecado del hombre. La creación gime ansiosamente por la liberación que llegará a los seres humanos, y por lo tanto a sí misma; está bajo el dominio del hombre y compartirá las recompensas de su redención, así como compartió el castigo por el pecado. Los animales son una parte central de esa creación, la parte más significativa después del hombre. Al fin de cuentas, además de su esposa, a Adán solo se le pidió que nombrara algo más de la creación: a los animales (Génesis 2:19-20).Trabajó en el jardín, pero no se le pidió que le pusiera nombre a las plantas. Evidentemente, los animales tenían ciertas cualidades que los ponían por encima de otras creaciones. Había algo especial en ellos para el hombre, y nombrarlos hizo que su conexión con ellos fuera personal.

El Cielo book by Randy Alcorn

Si en la tierra nueva existe solo lo mejor de la tierra vieja y aún más, entonces suponemos que en ella habrá animales; sería un descuido evidente si estos no fueran parte de ella. El Edén fue arruinado por el pecado y será renovado por el reinado de justicia de Cristo. Todo lo que era parte del Edén, y que luego se corrompió por el pecado del primer Adán, esperamos que sea parte de la tierra nueva, restaurado por la excelencia del segundo Adán.

¿Nos quitaría Dios en el cielo lo que le dio a Adán y Eva en el Edén para su deleite, compañía y ayuda? ¿Se retractaría de su decisión de poner animales con el hombre y bajo su cuidado? Si reconstruye la tierra nueva con nuevos hombres (que se parecen mucho a los viejos, solo que perfectos), ¿no podríamos esperar que también cree nuevos animales (que probablemente se parecerán a los viejos animales, solo que perfectos)?

Para obtener más información sobre el tema del cielo, consulte el libro El Cielo de Randy Alcorn.

 


Will There Be Animals in Heaven? 

Elijah was taken up to heaven in a chariot pulled by horses (2 Kings 2:11). We’re told there are horses in heaven (Revelation 6:2-8; 19:11). In fact, there are lots of horses, enough for the vast armies of heaven to ride (Revelation 19:11; 2 Kings 6:17).

Other animals aren’t mentioned in the Revelation passages, presumably because they don’t play a role in Christ’s second coming (an army bringing deliverance rides horses, not Dalmatians or hedgehogs). But isn’t it likely that since there are innumerable horses in heaven there are all kinds of other animals too? Why wouldn’t there be? Why would we expect horses to be the only animals? If there were no other animals, there wouldn’t be horses.

In Isaiah 65:17 God refers to creating a New Heavens and a New Earth. In subsequent verses the text seems to move back and forth from the millennial kingdom to the New Earth. God makes clear he will have animals living there–either in the millennium or the New Earth or both (Isaiah 65:25).

Some also argue for animals being in heaven based on Ecclesiastes 3:19-21, which says “Man’s fate is like that of the animals...all go to the same place.” However, in the larger context of Ecclesiastes Solomon is simply talking about the outward appearance of death. Men and animals both die and we can’t see where they go. Scripture tells us elsewhere, however, that man has an eternal soul. It tells us he goes one of two places at death. Animals are not said to have eternal souls. They are not said to relocate when they die. The presumption would be that at death they cease to exist.

However, this doesn’t mean beloved animals won’t be in heaven. I once read Billy Graham’s response to a little girl’s question, “Will my dog who died this week be in heaven?” Graham replied, “If it would make you any happier, then yes, he will be.” Animals aren’t nearly as valuable as people, but God is their maker and has touched many people’s lives through them. It would be simple for Him to recreate a pet in heaven. I see no reason to believe he wouldn’t if it would bring his children pleasure.

Romans 8:18-22 says that the whole creation was subject to suffering and futility because of human sin. The creation groans in longing for the liberation that will come to humans, and thereby to all creation itself. Creation is under man’s dominion and will share the rewards of his redemption just as it shared the punishment for his sin. Animals are a central part of that creation, next to man himself the most significant part. After all, besides his wife, Adam was called upon to give names only to one other part of the creation–the animals (Genesis 2:19-20). He worked the garden, but he wasn’t invited to name the vegetation. Clearly, the animals had certain qualities that set them above other creation. They were to be special to man, and his naming them makes his connection with them personal.

HeavenIf the New Earth is all the best of the old earth and more, then we should expect it to contain animals. If animals weren’t part of the New Earth, this would seem an obvious oversight. Eden was ruined through sin and will be restored through Christ’s reign of righteousness. All that was part of Eden, and then made wrong through the sin of the first Adam, we would expect to be part of the New Earth, made right through the virtue of the Second Adam.

Would God take away from us in heaven what he gave, for delight and companionship and help, to Adam and Eve in Eden? Would he revoke his earlier decision to put animals with man, and under man’s care? If he remakes the New Earth with new men (who look very much like the old men, only perfect), wouldn’t we expect him also to make new animals (who will presumably look like the old animals, only perfect)?

For more information on the subject of Heaven, see Randy Alcorn’s book Heaven.

 Photo by Krista Mangulsone on Unsplash